Historia

Fundada a principios de los años 80, Hezbolá ha conseguido crecer exponencialmente y consolidar su poder. En la actualidad controla grandes extensiones de territorio en el Líbano y se ha convertido en una de las mayores y más poderosas fuerzas militares del país, llegando a ensombrecer al ejército regular del Líbano. Desde su creación, Hezbolá se ha convertido en una organización polifacética que funciona simultáneamente como partido político, movimiento por el bienestar social, grupo terrorista internacional y organización criminal internacional.
  
A pesar de que se presente a sí mismo como un partido político, una organización benéfica y un representante legítimo de la comunidad chiita del Líbano, Hezbolá es responsable de múltiples atentados terroristas mortales, del blanqueo de miles de millones de dólares y del contrabando de drogas y armas ilegales en todo el mundo. Hezbolá debe su lealtad a Irán, de donde proviene la mayor parte de su financiación.
  
En consecuencia, Hezbolá es más un representante de Irán que una organización libanesa, pues se ha implicado profundamente en la guerra civil siria y en ocasiones ha lanzado ataques contra Israel, la némesis de Irán.

Designation-Hezbollah.png

Si bien se basa tanto en el terrorismo como en otras actividades ilegales, Hezbolá se esfuerza por presentarse como un partido político legítimo dentro del estado soberano del Líbano. En algunos casos, ha tenido éxito. Hezbolá fabricó con éxito el mito de las distintas "alas" de la organización, lo que ha llevado a que varios países designen solamente el "ala" militar de Hezbolá como grupo terrorista, al mismo tiempo que excluyen el "ala" política.
  
Resulta interesante que el propio Hezbolá niegue asiduamente este mito. Por ejemplo, varios altos cargos del grupo terrorista han declarado en repetidas ocasiones que esta distinción es una invención de Occidente.
  
El hecho de no comprender realmente cómo opera Hezbolá acarrea graves e inmensas consecuencias. Hezbolá está sumamente involucrado en el comercio global de drogas, el contrabando de diamantes, el blanqueo de dinero y la trata de personas por toda Europa, África y América del Sur. Dejar que los miembros de Hezbolá que no están afiliados al "ala" militar de la organización circulen libremente por el mundo aumenta la huella del grupo terrorista y permite que mantenga e incremente sus fuentes de financiación con casi total impunidad.
  
Asimismo, Hezbolá introduce drogas y armas de contrabando en todos los países en los que opera, lo que da lugar al aumento de la delincuencia a nivel local y de la toxicomanía. Los gobiernos que insisten en sostener la percepción artificial de que Hezbolá tiene dos "alas" separadas no protegen, en última instancia, a sus ciudadanos.

Estructura

Hezbolá es una organización protegida por Irán que actúa bajo los auspicios de la República Islámica, su líder supremo y su gobierno, además de tener estrechos lazos con el régimen de Assad en Siria. Irán continúa proporcionando formación, armas y otros materiales militares a Hezbolá, así como ayuda política, diplomática, monetaria y organizativa.
  
Hezbolá recibe también financiación proveniente de donaciones privadas, principalmente de comunidades chiitas de África, Asia, Europa, América del Norte y América del Sur.
  
Hezbolá posee las competencias de un ejército: con sus 45 000 combatientes, es uno de los agentes no estatales mejor dotado de armas del mundo. Cuenta con un amplio y diverso arsenal de misiles, que, se estima, asciende a cerca de 150 000. El arsenal de misiles es tecnológicamente avanzado e incluye misiles que pueden alcanzar cualquier punto del territorio de Israel. Hezbolá también posee misiles de tierra-aire, armas antitanque y un moderno programa de drones.

Hezbollah a global threatB3.jpg

Hezbolá está bajo la dirección de su Secretario General, Hassan Nasrallah. El consejo ejecutivo de la organización está presidido por Hashem Safi Al Din, el segundo al mando de Hezbolá, quien se encarga de organizar las "alas" política y operacional de la organización.
  
 Son tres las principales ramas de Hezbolá involucradas en el terrorismo global:

1. La Organización de Seguridad Externa (ESO, por sus siglas en inglés)

La Organización de Seguridad Externa (ESO, por sus siglas en inglés), también denominada unidad 910, dirigida por Talal Hamia. La ESO es responsable de llevar a cabo todas las actividades terroristas fuera del Líbano. Estuvo dirigida por Imad Mughniyeh hasta su asesinato en 2008. 
Con el objetivo de facilitar sus actividades en todo el mundo, la ESO forma vínculos con simpatizantes de Hezbolá con residencia permanente en el extranjero, aprovechando estas conexiones para fines logísticos y operacionales. Los agentes de la ESO realizan diversas tareas, incluida la recabación de inteligencia operacional, la preparación de planes de contingencia que se puedan poner en marcha al momento, la obtención de documentación extranjera de identidad y de viaje, el alquiler de casas seguras y el abastecimiento de suministros. Las operaciones ejecutadas por esta unidad son extensas y reflejan su cruel indiferencia ante cualquier cosa que se interponga en su camino, tal y como demuestran las cantidades ingentes de explosivos que ha utilizado en sus ataques.

2. El Componente de Asuntos Comerciales (BAC, por sus siglas en inglés)

El Componente de Asuntos Comerciales (BAC, por sus siglas en inglés), bajo la dirección de Abdullah Safi Al-Din, es el responsable de la financiación de Hezbolá, incluidas muchas de sus operaciones en Siria, y asegura la financiación principalmente mediante dinero procedente de la droga.
  
El BAC camufla este dinero mediante compañías que pasan desapercibidas, como tiendas de comestibles, bancos, hoteles y empresas de transporte. Las operaciones del BAC incluyen asimismo el contrabando de cocaína desde América del Sur, y no solamente el blanqueo de dinero procedente de las drogas, las cuales se venden posteriormente en Europa y ponen en peligro a sus ciudadanos.

3. El Departamento de Relaciones Extranjeras (FRD, por sus siglas en inglés)

El Departamento de Relaciones Extranjeras (FRD, por sus siglas en inglés) de Hezbolá mantiene la presencia pública de la organización en todo el mundo. Esta filial está dirigida por Ali Damush, un alto cargo de Hezbolá que en 2017 fue declarado Terrorista Global Especialmente Designado (SDGT, por sus siglas en inglés) por el Departamento de Estado de EE. UU.
  
El FRD también está implicado en operaciones encubiertas por todo el mundo, incluidos el reclutamiento de nuevos miembros y las actividades de financiación e inteligencia, con lo que aumentan la probabilidad de que se cometan actos de terrorismo interno e incrementan la delincuencia local. 

Todas las unidades citadas anteriormente trabajan en coordinación con el Consejo Ejecutivo bajo Hasehm Safi Al Din y están, en última instancia, bajo el mando de Hassan Nasrallah, el Secretario General de Hezbolá. Hezbolá es una organización extremadamente eficiente y bien financiada, con conexiones en todo el mundo mediante inmigrantes libaneses. Sirviéndose de estas conexiones, Hezbolá puede, en esencia, operar en cualquier lugar del mundo.

© Copyright 2020 - Abba Eban Institute for International Diplomacy

Site Design: Studio Tiltan